Las lágrimas derramadas son amargas, pero más amargas son las que no se derraman.
 
Advertisements