Galeria de Fotos de Oya #1

Advertisements
Published in: on March 15, 2011 at 10:46 pm  Comments (3)  

Galeria de fotos de Oya #2

Her Quote:

 
“What I destroy you no longer need.”

Quien es Oyá ??

Quien es Oyá

 
Oyá es un Osha y está muy relacionada con Ikú, la divinidad de la muerte. Propicia los temporales, los vientos fuertes o huracanados y las centellas. Simboliza el carácter violento e impetuoso. Vive en la puerta de los cementerios. Representa la intensidad de los sentimientos lúgubres, el mundo de los muertos.
 
En la naturaleza está simbolizado por la centella. Junto con Eleguá, Orunla y Obatalá domina los cuatro vientos. Se le llama con el sonido de la vaina de flamboyán.
 
Representa la reencarnación de los antepasados, la falta de memoria y el sentimiento de pesar en la mujer. La bandera, las sayas y los paños de Oya llevan una combinación de todos los colores excepto el negro.
 
Es además la Orisha del Río Níger, antiguamente llamado Oya, por sus 9 afluentes, nacida en Ira. Oya es una de las llamadas Orishas muerteras junto a sus hermanas Obba y Yewa.
 
Oya ejerce un poder especial sobre los eggúns, por ser esta madre de 9 de ellos. Amante de la guerra combatía junto a Oggun y Shango en las campañas que estos realizaban.
 
Acompañó a Shango cuando este dejó Òyó y fue nombrada reina de Kosso por este. Su culto es de territorio Tapa, Kosso y Òyó. Su nombre proviene de Yorùbá Òyá (Oló: dueña – Oya: Oscuridad) también conocida como Yansá del Yorùbá Iyámsá (Iyá: madre -Omó: hijos – Mesá: nueve).
 
Los hijos de Yemaya y Shango no la reciben durante el Sodo Orisha y cuando se asienta como Orisha tutelar, sus hijos deben recibir Yemaya con un ritual especial. Lleva 9 otá marrones o carmelitas que se recogen en el río.
 
Su número es el 9 y sus múltiplos. En el sincretismo se compara con la Santa Virgen de la Candelaria y Santa Teresa (2 de Febrero). Su color es el rojo vino, marrón o carmelita y 9 colores excepto el negro. Se saluda ¡Jekua Jey Yansá!
 
 
 
 
 
Familia de Oya.
 
 
 
Hija de Obbatala y Yembó, esposa de Oggun, Shango y besó por primera vez a Babalu ayé, también hermana de Ayaó que es virgen y no se asienta.

ORISHA “OYA YANSA” -SEÑORA DE LAS TEMPESTADES

Oggun a cazar en el campo como hacía todos los días, de repente un búfalo vino en su dirección rápido como un relámpago, notando algo diferente en el animal, Oggun trato de seguirlo, el búfalo paró encima de un hormiguero, bajo la cabeza y se despojó de su piel, transformándose en una linda mujer, era Yansa cubierta de bellos paños y coloridos brazaletes de cobre.
Su piel la convirtió en un paquete, los cachos los escondió en el hormiguero y partió en dirección al mercado, sin darse cuenta que Oggun había visto todo.
Ella se fue, el se apoderó de las pertenencias de Yansa, comenzó a seguirla hasta que la cortejó, pero ella lo rechazó. Cuando ella volvió a buscar sus cosas no las encontró, regresa a la ciudad y se encuentra con Oggun, quien confesó que el tenía lo que ella buscaba y a cambio de su secreto fue obligada a casarse con él.
A pesar de eso, consiguió establecer ciertas reglas de conducta entre ellos, no comentar el suceso con nadie.
Llegando a casa, Oggun explicó a sus otras esposas que Yansa viviría con ellos.
En cuanto Oggun salía a trabajar ella buscaba sus pertenencias que la liberarían de Oggun. De ese casamiento nacieron dos nuevos hijos, esto despertó celos en las otras esposas que eran estériles, una de ellas logró embrujar a Oggun y consiguió relatar el misterio que envolvía a Yansa.
Después que Oggun se durmió, las mujeres fueron a insultarla diciendo que ella era un animal y revelando donde se escondían sus cosas.
Yansa encontró su piel y sus cachos asumió su forma de búfalo y abrigando apenas a sus hijos, no permitió que fueran con ella por los peligros y dejó a cada uno sus cachos para que embistieran contra otros en caso de peligro, con esa señal ella iría a socorrerlos en forma inmediata y por ese motivo los cachos siempre están presentes en los ritos de
Yansa.
En el sincretismo religioso es representado por Virgen de la Candelaria.
Sus hijos.
Temperamentales y autoritarios, saben hacer prevalecer su voluntad, protectores de los niños, alegres, vengativos y audaces.
Quienes sean hijos de esta diosa tendrán un camino seguro libre de peligro.
Se debe respetar a esta diosa de los vientos ya que sabe castigar a los infieles.
Colores: Rojo y Café
Metal: Cobre
Día: miércoles
 
 
Características de las personas omo oiá
 
Las personas omo oiá son reservadas, de carácter tranquilo como una brisa, pero cuando se enojan son una tempestad.
 
Son como el viento, no les gusta estar encerrados en un lugar, lo cotidiano y monótono los cansan con facilidad.
 
En algunos casos son extremadamente fieles, pero en otros son dados a las aventuras extraconyugales. En todos los casos son muy celosas.
 
Patakies de Oyá.
 
 
 
Hace mucho tiempo vivían en una tribu tres hermanas: Yemayá, Oshún y Oya, quienes, aunque muy pobres, eran felices. Yemayá era la mayor y mantenía a sus dos hermanas pescando en el mar. Oya era la mas pequeña y Oshun la cuidaba, mientras hacia esto también pescaba en el río y recogía piedras, las cuales vendían. Muy grande era el amor entre las tres hermanas. Un día la tribu fue invadida por tropas enemigas. Oshún no pudo escuchar los gritos de Oya, a la cual amarraba para que no se perdiera haciendo sus habituales travesuras ya que se encontraba sumergida en el río, ni tampoco la escuchó Yemayá, la cual estaba muy alejada de la costa. Así, los enemigos se llevaron a Oya como cautiva.
 
Oshún cuando descubrió la perdida de su hermana querida, enferma de melancolía comenzó a consumirse lentamente. Sin embargo, logró conocer cuanto pedían los enemigos por el rescate de Oya y poco a poco comenzó a guardar monedas de cobre, hasta que tuvo el dinero suficiente para rescatar a Oya. El jefe de la tribu, quien estaba perdidamente enamorado de Oshun y que conocía la pobreza de esta, duplicó el precio del rescate mientras se hacían las negociaciones. Oshún se arrodilló, lloró y suplicó, sin embargo el jefe le pidió su virginidad a cambio de la libertad de su hermana. Por el amor que profesaba a Oya, Oshún accedió. Cuando regresó a la casa con Oya, le contaron todo a Yemayá, y la hermana mayor en reconocimiento al gesto generoso de Oshún y para que Oya no olvidara jamás el sacrificio de su hermana, adornó no la cabeza de esta y sus brazos con monedas de cobre.
 
Mientras Oya estaba cautiva, Olofin había repartido los bienes terrenales entre los habitantes de su tribu: a Yemayá la hizo dueña absoluta de los mares, a Oshún, de los ríos; a Oggún, de los metales, y así sucesivamente. Pero como Oya no estaba presente, no le tocó nada. Oshún imploró a su padre que no la omitiera de su representación terrenal. Olofin, quedó pensativo al percatarse de la justeza de la petición y recordó que sólo quedaba un lugar sin dueño: el cementerio. Oya aceptó gustosa, y así se convirtió en ama y señora del camposanto. Es por esto que Oya tiene herramientas de cobre para mostrar su eterno agradecimiento al sacrificio de Oshún y come a la orilla del río, como recuerdo de su niñez. Moforibale Oshún, Moforibale Yemayá, Moforíbale Oya.
 
 
 
 
Diloggún en Oyá.
 
Habla en el diloggún por Osá (9).
 
 
 
 
 
Herramientas de Oya.
 
 
 
Su receptáculo en una vasija de barro con tapa o una sopera de loza color carmelita o de varios colores. Normalmente vive seca, en algunos casos en agua de río y en otros solo se le rocía un poco de agua de río a sus otá. Sus atributos son 9 adanes (manillas) de cobre, vainas de flamboyán, Irukes (rabos de caballo), una mano de caracoles, herramientas de trabajo y de guerra, espadas, escudos, esclavas, espadas rayo, corona, pañuelos de 9 colores diferentes excepto el negro, guataca, pico, acofá, rayo, guadaña, palo, azadón, rastrillo, hacha, sable, etc. Sus Elekes son de 1 cuenta carmelita con rayas blancas y negras por cada 9 carmelitas, en algunas casa de Osha los confeccionan de cuentas lilas con rayas amarillas o alternando 9 cuentas blancas y 9 negras.
 
 
 
 
 
Ofrendas a Oya.
 
 
 
Se le ofrendan frutas de colores ocre fundamentalmente la berenjena, batata, plátano indio, bollos de frijoles de carita, arroz blanco con berenjena, manteca de corojo, uvas, manteca de cacao, maíz tostado, coco, etc. Se le inmolan chiva, gallinas, gallinas de guinea, palomas. Sus Ewe son flamboyán, caimitillo, fruta bomba, yuca, granada, maravilla, mil flores, geranio, coralillo morado, mar pacífico, pepino cimarrón, verbena, flor de cementerio, espanta muerto, cambia voz, llantén, vergonzosa, artemisa, cordobán, alcanfor, curujey, croto, chirimoya, meloncillo, etc.
 
 
 
 
 
Objetos de poder de Oya.
 
 
 
Una herramienta hecha con crin negra de cola de caballo, llamado Iruke. Nueve brazaletes de cobre.
 
 
 
 
 
Trajes de Oya.
 
 
 
Oya viste con un vestido vino y una saya con 9 franjas de diferentes colores. También puede vestirse con un vestido de fibra seca de la parte superior de la palma real, llamado yagua. Cintas de nueve colores cubren su cabeza.
 
 
 
 
 
Bailes de Oya.
 
Cuando Oya baila, menea su iruke para limpiar las malas influencias del aire. Su baile es muy frenético y muy rápido. Es delirante, una bacanal. A veces carga con una antorcha encendida en su mano derecha, haciendo fieros círculos mientras gira hacia la izquierda.
 
Coronar Oya. Kari-Osha.
 
Para coronar este Osha debe haber recibido antes a los Orishas guerreros. Luego durante la coronación se deben recibir los siguientes Oshas y Orishas.
 
Elegguá, Oggun, Oshosi, Obbatalá, Oke, Yemayá, Shangó, Ogué, Oshún y Oya.
 
 
 
Caminos de Oya.
 
 
 
Sus caminos son:
 
Oya Yansa Bí Funkó.
Oya Dumí.
Oya De.
Oya Bumí.
Oya Bomi.
Oya Nira.
Oya Igbalé.
Oya Niké.
Oya Tolá.
Oya Dira.
Oya Funké.
Oya Iya Efon.
Oya Afefere.
Oya Yansá Mimú.
Oya Obinídodo.
Oya Yansa Duma.
Oya Yansa Doco.
Oya Tombowa.
Oya Ayawá.
Oya Tapa.
Oya Tomboro.
Oya Yansa Odó.
Oya Yansá Orirí.
 
Características de los Omo Oya.
 

 
Son personas reservadas, de carácter tranquilo como una brisa, pero cuando se enojan son una tempestad. Son como el viento, no les gusta estar encerrados en un lugar, lo cansan con facilidad lo cotidiano y monótono. Son en casos extremadamente fieles, pero en otros dados a las aventuras extra conyugales. En todos los casos son muy celosos.
Add a description
Diloggún en Oyá.
 
Habla en el diloggún por Osá (9).
 
 

EL OLVIDO DE OYÁ

 
Olofin tenía mucho apetito en aquellos días; por eso, antes de marcharse a su paseo matinal, le encargó a Oyá, la dueña de la centella y de la justicia, que le preparara un suculento plato de amalá con mucha cascarilla de huevo.
 
Oyá se entretuvo en los trajines de la casa y fue dejando para después el encargo de Olofin, que terminó por olvidar del todo.
 
Cuando Olofin regresó fatigado de la larga caminata llamó:
 
-Oyá, ¿dónde está el amalá con efún que te encargué?
 
Y la mujer, que se dio cuenta de su imperdonable olvido, tuvo que responder:
 
-Kofiadeno, Babá, lo olvidé por completo -mientras se arrodillaba delante de Olofin con las manos en las sienes.

OYÁ VENCE A SHANGÓ

 
Oyá tenía un rebaño de carneros. Había uno pequeño que por cariñoso se había convertido en su mascota.
 
Un día Shangó invadió el reino de Oyá con un poderoso ejército y esta corrió a esconderse.
 
El rey del fuego pensó que había ganado fácilmente la guerra; pero no encontró a la soberana por ninguna parte, lo que hizo que se sintiera desconcertado.
 
Registró el palacio y en una de sus habitaciones liberó al carnerito que balaba desconsolado. Sorprendido lo siguió hasta un pasadizo que no había visto antes y tras una puerta sintió los pasos de Oyá, esta al verse en peligro lanzó una centella y los soldados del Alafin dispararon sus armas.
 
La soberana emitió un sonido agudo y penetrante, comenzaron entonces a salir los espíritus que venían de las entrañas de la tierra, formando una fuerza temible.
 
Los invasores temblaron de miedo y su jefe palideció. La organizada fuerza militar se deshizo en segundos por donde mismo había venido.
 
Oyá, ahora vencedora, no quiso ver más a los carneros por los que había sido descubierta y los echó de allí. El rebaño siguió los pasos de los hombres de Shangó, los que al sentir aquel tropel pensaron que los espíritus los perseguían y corrieron cada vez más rápido, para nunca volver.
 
 
Oya and Chango
 

OYÁ SALVA A SHANGÓ

 
En una oportunidad Shangó se vio rodeado por enemigos que lo buscaban. Había perdido su caballo y, huyendo, llegó por fin al lugar donde vivía Oyá, allí nadie sabía que era esposa de Shangó. El orisha le dijo:
 
-Oyá, me tienen rodeado, me quieren matar. Mi rayo no es efectivo contra los enemigos.
 
-¿Por qué te falta el coraje para pelear? -le preguntó Oyá.
 
-No es que me falte el coraje -le respondió-, es que estoy cansado. Si pudiera escapar de este cerco, recobraría las fuerzas y los deseos de vencer. ¡Ayúdame!
 
Oyá pensó por unos instantes y luego le dijo:
 
-Cuando caiga la noche te pondrás uno de mis vestidos y te daré mis trenzas.
 
La mujer se cortó las trenzas y se las dio a Shangó que no sabía qué hacer con ellas. Oyá se las colocó hábilmente en la cabeza. Luego le ayudó a vestirse de mujer.
 
Momentos más tarde Shangó, imitando a Oyá, salió de la casa, cruzó cerca del enemigo y saludó moviendo la cabeza, pero sin decir palabra, porque su voz era muy fuerte.
 
Se alejó de allí y logró descansar y recobrar energías. Encontró su caballo Echinle y entonces se lanzó al ataque, más bravo que nunca vestido aún como mujer y con las trenzas de Oyá. Esta salió de la casa sin trenzas y armada, decidida a ayudar a su marido.
 
El enemigo fue vencido. Desde entonces Oyá fue la inseparable de Shangó en todas las guerras.

OYÁ DEFIENDE A ORULA

 
Orula tenía tantos enemigos, que todos los días se veía obligado a andar en trajines de sacrificios para buscar el favor de los orishas. Pero mientras más hacía, más enemigos le aparecían. Un día, Oyá fue a verlo y le dijo:
 
-Consígueme dos canastas y una guadaña y si lo que yo voy a hacer da resultado, me conformo con que me regales una gallina.
 
Con los implementos que había solicitado, Oyá salió a la calle y comenzó a cortarle la cabeza a todo el que era enemigo de Orula.
 
Al ver aquello, Orula le pidió que detuviera la matanza ya que él no estaba de acuerdo con el método. Oyá le respondió:
 
-Está bien, yo me detengo; pero tienes que pagarme lo prometido, porque cuando uno tiene tantos enemigos no hay otra solución, al menos, que yo conozca.

ORISHA “OYÁ Y EL BÚFALO”

 
Oggún fue a cazar en el campo como hacía todos los días, de repente un búfalo vino en su dirección rápido como un relámpago, notando algo diferente en el animal, Oggún trató de seguirlo, el búfalo paró encima de un hormiguero, bajo la cabeza y se despojo de su piel, transformandose en una linda mujer, era Yansá cubierta de bellos y coloridos paños y brazaletes de cobre.

Su piel la convirtió en un paquete, los cachos los escondió en el hormiguero y partió en dirección al mercado, sin darse cuenta que Oggún había visto todo.
Ella se fue, el se apodero de las pertenencias de Yansá, comenzo a seguirla hasta que la cortejó, pero ella lo rechazó.
Cuando ella volvió a buscar sus cosas no las encontró, regresa a la ciudad y se encuentra con Oggún, quien confeso que el tenia lo que ella buscaba y a cambio de su secreto fue obligada a casarse con el.
A pesar de eso, consiguió establecer ciertas reglas de conducta entre ellos, no comentar el suceso con nadie.
Llegando a casa, Oggún explico a sus otras esposas que Yansá viviría con ellos.
En cuanto Oggún salia a trabajar ella buscaba sus pertenencias que la liberarían de Oggún.
De ese casamiento nacieron dos nuevos hijos, esto despertó celos en las otras esposas que eran estériles, una de ellas logro embrujar a Oggún y consiguió relatar el misterio que envolvía a Yansá.
Después que Oggún durmió, las mujeres fueron a insultarla diciendo que ella era un animal y revelando donde se escondían sus cosas.


Yansá encontró su piel y sus cachos asumió su forma de búfalo y abrigando apenas a sus hijos, no permitió que fueran con ella por los peligros y dejo a cada uno sus cachos para que embistieran contra otros en caso de peligro, con esa señal ella iría a socorrerlos en forma inmediata y por ese motivo los cachos o tarros siempre están presentes en los ritos de Oyá Yansá.

Published in: on March 15, 2011 at 2:02 pm  Comments (1)