El mejor servio que podemos prestar a los afligidos no es quitarles la carga…sino infundirles la necesaria energía para sobrellevarla.