486185_234393256707353_1770700335_n

Advertisements

Soy lo suficiente madura como para perdonar.
Pero te equivocas si crees que soy tan tonta como para caer en lo mismo una vez más!

Camina en paz.
Y perdona a quiénes no te perdonan.
Acepta a quiénes no te aceptan.
Quién te juzga se condena a sí mismo.

Las ofensas:
Hay que perdonar aunque nos hayan heridos.

Si aprendes a perdonar y a olvidar, vas a encontrar la verdadera felicidad.

El día que tu aprendas a perdonar tus propios errores, podrás perdonar
a quien más te ha herido, y comprenderás que tal vez mas daño hiciste
tú y ese alguien aún no te ha perdonado.

 

Solamente aquel que es demasiado fuerte para perdonar una ofensa sabe “Amar”.