El respeto no se compra ni se vende ; el respeto se gana.