La tristeza no es Soledad si no Arrepentimiento.

Un buen arrepentimiento es la mejor medicina que tienen las enfermedades del alma.