No abandones tu embarcación en el mar de la suerte, sigue remando pero rema con desembarazo y reflexiona una vez más.

 

Abandonar puede tener justificación; abandonarse, no la tiene jamás.
 
Ralph Waldo Emerson